Guía sobre los diferentes tipos de apertura de una puerta de interior

Guía sobre los diferentes tipos de apertura de una puerta de interior

aperturas puertas - Guía sobre los diferentes tipos de apertura de una puerta de interior

La disposición de sus habitaciones determinará la elección de sus puertas y, en particular, tendrá un impacto significativo en la elección de los sistemas de apertura. Hacemos un balance de las principales opciones disponibles para usted.

 

La puerta batiente

La puerta batiente corresponde al estándar de las puertas de interior. Esta es la apertura más común y clásica. Apertura sobre un eje vertical, es la ubicación de la manija la que determina la dirección en la que se abre la puerta. No obstante, si incorpora dos hojas, la apertura se puede realizar en ambos sentidos. El modelo estándar se abre por rotación de aproximadamente 160 grados. Por lo tanto, deberá pensar detenidamente en el espacio libre que requiere. Asimismo, el sentido de apertura no debe ocultar interruptores de luz, por ejemplo.

La puerta corredera superpuesta

La puerta sobrepuesta es la apertura ideal para ganar espacio sin acometer obras de adaptación de mamparas demasiado pesadas. En efecto, no invade los volúmenes de la estancia y, a diferencia de su primo con tabique de ladrillo que os presentamos a continuación, se desliza sobre una guía fijada a la pared y no en el espesor del mamparo. Es una puerta que asume su lado decorativo, con sus rieles visibles y su amplia elección de materiales, desde los más crudos hasta los más elaborados.

La puerta corredera empotrada

Es la puerta a los espacios pequeños, la puerta al ahorro de espacio. La puerta empotrada es a la vez estética y práctica. Un gran favorito de los arquitectos, ahora equipa muchas casas nuevas. Con su ausencia de recorrido ganas 1 m² de espacio disponible. Mejor, como la puerta se retrae dentro de la pared y no a lo largo de la pared como en una puerta corredera en aplicación, se obtiene una nueva superficie de decoración. La puerta empotrada permite arreglos inteligentes cerrando las habitaciones sin dividirlas por completo.

La puerta plegable

También llamada puerta de acordeón o extensible, la puerta plegable es una alternativa a la puerta corredera. Fácil de configurar, también es una excelente solución para optimizar y modular su espacio. Se adaptará perfectamente a las estancias más pequeñas de tu hogar. Compuesta por hojas, la puerta se repliega sobre sí misma gracias a un sistema de rieles altos. A menudo en PVC, las puertas plegables no solo se pueden usar para separar dos habitaciones, sino también para cerrar un armario o un vestidor.

La puerta pivotante

Particularmente estética, la puerta pivotante es ideal para interiores contemporáneos. Articulado sobre un pivote vertical central o excéntrico a la derecha oa la izquierda, permite una importante apertura. Este sistema requiere una gran área de movimiento y corresponderá más a espacios amplios. Puedes optar por una apertura automatizada o antipinzamiento, muy recomendable si tienes niños.

Admin

Website: